Llevando un mensaje de vida a todo el mundo

Santander 3565, B1754,
Villa Luzuriaga, Buenos Aires

Bienvenidos!!!

¡Muy bienvenido al sitio oficial del Ministerio Compartiendo la Vida de Buenos Aires, Argentina! Nos unimos al mandato del Señor, para extender la predicación del evangelio a todo el mundo, motivando a cada persona a creer, crecer y sumarse a los millones que ya dijeron SI a Dios. Es nuestro deseo que Ud, pueda tener […]

Leer más
Alternative text

Bendecidos para bendecir!

Promesas de Dios a las personas de Dios. Abraham. Gn 12:2 “Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición” Multiplicación-bendición-adoración y bendición a los que están a mi lado. Cuando Dios lo llamó, Abram se trasladó por fe de Ur a Harán y finalmente a Canaán. […]

Leer más
Alternative text

¿Como vivir un Evangelio de Poder?

¿Cómo vivir un Evangelio de Poder? ¿En que consiste un evangelio de poder? Viviendo un evangelio de Milagros, Conocimiento y que arrastre a Multitudes. Traducc.Leng.Actual. Rom 10:8  Más bien, la Biblia dice: «El mensaje de Dios está cerca de ti; está en tu boca y en tu corazón.» Y ese mismo mensaje es el que […]

Leer más
Alternative text

¿Como enseñar a nuestros niños?

¿Como enseñar a nuestros niños?  En el libro del Deuteronomio cap. 6 dice: “Estos, pues, son los mandamientos, los estatutos y los decretos que el Señor vuestro Dios me ha mandado que os enseñe, para que los cumpláis en la tierra que vais a poseer, 2 para que temas al Señor tu Dios, guardando todos sus estatutos y […]

Leer más
Alternative text

PARA MI EL VIVIR ES CRISTO

El razonamiento del Ap. Pablo se encuentra en lo correcto, destacando lo mas importante de la vida humana. A la vida solamente se le encuentra sentido, si recibes a Jesús como tu Señor y Salvador, entonces serás salvo, teniendo vida eterna. En Juan 3:16 dice:”Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado […]

Leer más
Alternative text

¿Como enseñar a nuestros niños?

septiembre 6, 2016
¿Como enseñar a nuestros niños?

¿Como enseñar a nuestros niños?

 En el libro del Deuteronomio cap. 6 dice: “Estos, pues, son los mandamientos, los estatutos y los decretos que el Señor vuestro Dios me ha mandado que os enseñe, para que los cumpláis en la tierra que vais a poseer, para que temas al Señor tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te ordeno, tú y tus hijos y tus nietos, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados.Escucha, pues, oh Israel, y cuida de hacerlo, para que te vaya bien y te multipliques en gran manera, en una tierra que mana leche y miel, tal como el Señor, el Dios de tus padres, te ha prometido. Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es.

En los versículos 3 y 4 vemos que el fundamento de la obediencia comienza con escuchar y aunque estos versos se dirigen a la nación de Israel, ellos son particularmente dirigidos a los padres – especialmente a padres y abuelos por su papel de liderazgo de acuerdo a las Escrituras, y debido a la responsabilidad de los padres en la perpetuación de la fe en sus hijos.  

La cosa más importante que pueden hacer los padres para ellos y su familia es hacer oír la Palabra de Dios la prioridad más grande de su vida y de las vidas de sus hijos. Los niños deben aprender la importancia de escuchar y conocer la Palabra de Dios, ya que es fundamental para su crecimiento espiritual y caminar con Dios como lo es para nosotros.  

El propósito de escuchar la Palabra es conocer al Señor íntimamente y personalmente, para entender las verdades de las Escrituras, para que sean los medios y guía a una relación personal con el Señor. Necesitamos entender que “el hombre no vive sólo de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Dt 8:3). Tenemos que vivir por la Palabra de Dios para que podamos conocer a Dios personalmente y poner nuestra confianza en Él.  

Tenemos que aprender a medirnos, no por nuestro conocimiento acerca de Dios, o por el número de versos que podemos recitar de memoria, no por nuestros dones o talentos o ministerio, sino por la forma en que oramos; cómo nos comunicamos con el Señor en Su Palabra: lo que sucede en nuestros corazones, y por nuestro nivel de obediencia a lo que sabemos.  

“Escucha” en el versículo 4 incluye la idea de “escuchar y obedecer.” El punto es que en realidad no hemos oído a menos que estamos siguiendo a través de la obediencia y actuando en los preceptos de las Escrituras. Debemos actuar de acuerdo con la Escritura desde el corazón, desde una comprensión y relación íntima con Dios o no hemos escuchado realmente.  

El conocimiento que es sin la obediencia es sólo un conocimiento parcial, porque es conocimiento sin comprensión. Constituye información sin entendimiento y sin discernimiento espiritual.  

Para conocer verdaderamente el Señor es desear obedecer y de cambiar, de lo contrario, sólo hemos tenido un encuentro con nosotros mismos religiosamente y emocionalmente.  

Los padres que se niegan a obedecer a Dios están enseñando a sus hijos la desobediencia. Las palabras más claras y más fuertes que nuestros hijos escuchan son las de nuestro propio ejemplo. Si somos críticos, ellos aprenden a ser críticos. Los niños cuyos padres encuentran todo tipo de excusas para no ir a los estudios bíblicos o a la iglesia, los hijos harán lo mismo. Los niños de padres que no están involucrados y preocupados por los demás, probablemente también serán indiferentes a las necesidades que los rodean.  

 Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.” (Dt 6:1-7)

A medida que continuamos en el versículo 5 y 6 leemos que debemos amar a Dios. “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón.” Debemos amar al Señor totalmente, “con todo nuestro corazón,” y entregarnos a Él incondicionalmente. 

Estos versículos en Deuteronomio son un llamado a la obediencia para la gloria de Dios. Nuestros hijos son la prueba de nuestro amor a Dios a través de la perseverancia en el Señor, de generación en generación.  

El Señor ordenó a Moisés que enseñara a la gente a temer (respetar), el Señor su Dios por los estatutos y mandamientos que Él les estaba dando, para que pudieran disfrutar de una larga vida. Tenían que tener cuidado y obedecer, para que les vaya bien. 

Estos principios del Antiguo Testamento, las advertencias y exhortaciones se dan para nosotros hoy como ejemplos y, para nuestra enseñanza “porque todo lo que fue escrito en tiempos pasados, para nuestra enseñanza se escribió, a fin de que por medio de la paciencia y del consuelo de las Escrituras tengamos esperanza.” (Rom 15:4) 

El secreto de amar al Señor es conocerlo. Y el secreto para conocerlo es el estudio de la Biblia y la oración. Si no amamos al Señor y hacemos a Él la prioridad suprema de nuestra vida, las posibilidades son muy altas que tampoco lo harán nuestros hijos. Y, sólo nuestro amor por el Señor hará que la formación de nuestros niños sea una prioridad en nuestras vidas. De lo contrario, vamos a descuidar de ellos para servir a nuestros propios placeres, o negocio, u otras actividades personales. 

Tenemos que enseñar y aplicar la Palabra, como leemos en los versículos 7; “y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.” Esto es tan importante que Moisés también lo menciona en Dt 4:9.  Enseñarles a orar antes de acostarse diciendo el Sal 4:8 En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado. Y cuando se levanten Sal 3:5  Yo me acosté y dormí, Y desperté, porque Jehová me sustentaba. Aunque sea un rezo, enséñele; y cuando crezcan que oren de acuerdo a su madurez.

Diligencia significa obedecer el mandato de Dios mediante la enseñanza de las Escrituras en forma urgente. Crecen muy rápido. Debe ser clara y debe ser enseñado en todo tiempo. El secreto para aprender es la repetición y lo que se debe hacer cuando nos sentamos, caminamos, acostamos y levantamos. En otras palabras, estamos en busca de oportunidades para enseñar con la palabra y con el ejemplo a través de las actividades cotidianas de la vida.  Sergio, Andrés y Esteban cuando predicaban, oraban, bautizaban y daban la Santa Cena a los chicos del barrios. Eran imitadores. Pablo dice:  Ef. 5:1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. En 1Co 11:1  Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.

Lo que nuestros niños aprenden en la escuela dominical y la iglesia es importante, pero no podemos confiar sólo en eso. Este pasaje está hablando a los padres, no a la iglesia. La formación es, ante todo, la responsabilidad de los padres como la Biblia nos enseña: “Y vosotros, padres. . .crían a vuestros hijos en la disciplina e instrucción del Señor” – (Efesios 6:4). Otra vez, que vean en ud el ejemplo. Lo que se dice es no es tan efectivo como lo que uno hace.  

Cuando los padres escuchan, obedecen y aman el Señor, están proporcionando modelo para los niños que refuerzan lo que se dice en el hogar. Por lo tanto, la clave para enseñar a nuestros hijos a amar a Dios se afirma con sencillez y claridad en estos versículos. Si queremos que nuestros hijos sigan a Dios, debemos hacer a Dios una parte de nuestras experiencias cotidianas. Debemos enseñar a nuestros hijos diligentemente para ver a Dios en todos los aspectos de la vida, no sólo los que están relacionados con la iglesia. 

“Enseña al niño el camino en que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él.” (Prov. 22:6)